Talleres de género - Acercándonos
638
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-638,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

FUNDAMENTACIÓN


Actualmente serán pocas  familias las que digan que existen diferencias a la hora de educar a sus hijos e hijas. Está muy extendida la necesidad y el compromiso de educar en igualdad, pero en  la realidad, si nos paramos a pensarlo más detenidamente ¿estamos educando a niñas y niños en igualdad? Desde el mismo momento del nacimiento, ¿tenemos elección para ser y construirnos con libertad o estamos condicionadas por unos patrones previamente establecidos?

 

El niño o la niña al nacer es un ser indiferenciado, sin identidad personal, no distingue su propio yo de aquello que le rodea, será mediante la interacción con el medio como adquiere su propia identidad personal.

 

La familia es el primer agente de socialización, pero no el único, la escuela, los y las iguales, los mass-media, son otros agentes con gran relevancia en la construcción de la identidad.

 

Ahora bien, ¿cómo se produce la socialización, cómo influyen los mandatos de género en la conformación de la personalidad?

 

La primera información que se da de un bebé es su identidad sexual y, es a partir de ese momento, cuando se proyecta sobre esa criatura toda una serie de expectativas, de patrones de comportamiento, de prescripciones que serán diferentes según sea niña o niño. Durante la primera infancia, la niña o el niño asimila esos roles y aprende a comportarse de forma convencionalmente aceptada para cada sexo.

 

Es preciso, además, tener en cuenta dos aspectos importantes; por un lado, históricamente el género masculino ha sido y es considerado superior al femenino, lo que implica que se establezca una jerarquía entre las personas según su sexo. Y, por otra parte, sexo y género no tienen necesariamente una relación armónica, en muchos casos se trata de una relación compleja que plantea muchos problemas a las personas.

 

Por todo ello, es necesario reflexionar acerca de  todos estos estereotipos y  ofrecer a las niñas y a los niños referentes que cuestionen los modelos hegemónicos de masculinidad y de feminidad.

Esto implica, como madre, padre, maestra/o….  llevar a cabo un trabajo personal de reflexión y transformación individual y, paralelamente, también colectiva, estableciendo relaciones sólidas entre mujeres, creando espacios y afectos que superen las barreras de género, tejiendo redes de actuación que nos permitan modificar nuestro entorno.

 

La educación es, en este sentido, la herramienta más importante con la que contamos y la que nos permite analizar los mensajes que se les envían a las niñas y a los niños , lo que tienen a su alcance, lo que ven a diario (series de tv, literatura infantil, juguetes…) y plantearnos cómo podemos mostrar modelos igualitarios.

 

En el ámbito de la escuela es necesario que la coeducación no quede reducida a actividades o días concretos sino que impregne todo el currículo analizando el lenguaje, los libros de texto, la distribución y el uso de los espacios, las manifestaciones de violencia y afectividad, los ámbitos de poder y autoridad, cómo refleja, el currículum oculto, los conocimientos y las aportaciones de las mujeres a la sociedad y a la cultura, mostrando la diversidad en todos los ámbitos de la vida (familias, etnias…)  y favoreciendo el respeto por la misma, diseñando espacios que permitan relaciones igualitarias, trabajando aquellas carencias que las prescripciones de género limitan, etc…

 

En definitiva, nuestro planteamiento es modificar el entorno de los niños y de las niñas a través del trabajo con sus familias y con los y las profesionales que están en contacto con ellos y ellas para superar las prescripciones y los roles de género con la finalidad de que estas niñas y niños se conviertan en el futuro en ciudadanas y ciudadanos responsables, respetuosas y autónomas y puedan desarrollarse en una sociedad más igualitaria y, por tanto, más justa.

Actualmente serán pocas  familias las que digan que existen diferencias a la hora de educar a sus hijos e hijas. Está muy extendida la necesidad y el compromiso de educar en igualdad, pero en  la realidad, si nos paramos a pensarlo más detenidamente ¿estamos educando a niñas y niños en igualdad? Desde el mismo momento del nacimiento, ¿tenemos elección para ser y construirnos con libertad o estamos condicionadas por unos patrones previamente establecidos?

 

El niño o la niña al nacer es un ser indiferenciado, sin identidad personal, no distingue su propio yo de aquello que le rodea, será mediante la interacción con el medio como adquiere su propia identidad personal.

 

La familia es el primer agente de socialización, pero no el único, la escuela, los y las iguales, los mass-media, son otros agentes con gran relevancia en la construcción de la identidad.

 

Ahora bien, ¿cómo se produce la socialización, cómo influyen los mandatos de género en la conformación de la personalidad?

 

La primera información que se da de un bebé es su identidad sexual y, es a partir de ese momento, cuando se proyecta sobre esa criatura toda una serie de expectativas, de patrones de comportamiento, de prescripciones que serán diferentes según sea niña o niño. Durante la primera infancia, la niña o el niño asimila esos roles y aprende a comportarse de forma convencionalmente aceptada para cada sexo.

 

Es preciso, además, tener en cuenta dos aspectos importantes; por un lado, históricamente el género masculino ha sido y es considerado superior al femenino, lo que implica que se establezca una jerarquía entre las personas según su sexo. Y, por otra parte, sexo y género no tienen necesariamente una relación armónica, en muchos casos se trata de una relación compleja que plantea muchos problemas a las personas.

 

Por todo ello, es necesario reflexionar acerca de  todos estos estereotipos y  ofrecer a las niñas y a los niños referentes que cuestionen los modelos hegemónicos de masculinidad y de feminidad.

 

Esto implica, como madre, padre, maestra/o….  llevar a cabo un trabajo personal de reflexión y transformación individual y, paralelamente, también colectiva, estableciendo relaciones sólidas entre mujeres, creando espacios y afectos que superen las barreras de género, tejiendo redes de actuación que nos permitan modificar nuestro entorno.

 

La educación es, en este sentido, la herramienta más importante con la que contamos y la que nos permite analizar los mensajes que se les envían a las niñas y a los niños , lo que tienen a su alcance, lo que ven a diario (series de tv, literatura infantil, juguetes…) y plantearnos cómo podemos mostrar modelos igualitarios.

 

En el ámbito de la escuela es necesario que la coeducación no quede reducida a actividades o días concretos sino que impregne todo el currículo analizando el lenguaje, los libros de texto, la distribución y el uso de los espacios, las manifestaciones de violencia y afectividad, los ámbitos de poder y autoridad, cómo refleja, el currículum oculto, los conocimientos y las aportaciones de las mujeres a la sociedad y a la cultura, mostrando la diversidad en todos los ámbitos de la vida (familias, etnias…)  y favoreciendo el respeto por la misma, diseñando espacios que permitan relaciones igualitarias, trabajando aquellas carencias que las prescripciones de género limitan, etc…

 

En definitiva, nuestro planteamiento es modificar el entorno de los niños y de las niñas a través del trabajo con sus familias y con los y las profesionales que están en contacto con ellos y ellas para superar las prescripciones y los roles de género con la finalidad de que estas niñas y niños se conviertan en el futuro en ciudadanas y ciudadanos responsables, respetuosas y autónomas y puedan desarrollarse en una sociedad más igualitaria y, por tanto, más justa.

OBJETIVOS


Tomar conciencia de que nuestras actitudes vienen condicionadas incluso antes de nacer y somos nosotras las que podemos revertir la situación.

Reflexionar acerca de dónde está el límite de la libertad de elección y el condicionamiento social. Influencia de los cuentos, publicidad, películas,…

Visibilizar el papel de las mujeres en distintos ámbitos y recuperar la labor que han hecho a lo largo de la historia: científicas, escritoras…

Prevención de la violencia en la comunicación familiar para conseguir vivir de forma más pacífica, libre e igualitaria, y presentación de herramientas de resolución pacífica de conflictos.

Ser conscientes de la necesidad de crear modelos de referencia reales igualitarios y contar con ambientes preparados que ofrezcan esos modelos reales de referencia para las niñas y los niños.

Tomar conciencia de que nuestras actitudes vienen condicionadas incluso antes de nacer y somos nosotras las que podemos revertir la situación.

Reflexionar acerca de dónde está el límite de la libertad de elección y el condicionamiento social. Influencia de los cuentos, publicidad, películas,…

Visibilizar el papel de las mujeres en distintos ámbitos y recuperar la labor que han hecho a lo largo de la historia: científicas, escritoras…

Prevención de la violencia en la comunicación familiar para conseguir vivir de forma más pacífica, libre e igualitaria, y presentación de herramientas de resolución pacífica de conflictos.

Ser conscientes de la necesidad de crear modelos de referencia reales igualitarios y contar con ambientes preparados que ofrezcan esos modelos reales de referencia para las niñas y los niños.

CONTENIDOS


Construcción de nuestro “yo”.

El cambio empieza en nosotras. ¿Cómo construir redes entre mujeres?

Bases pedagógicas relevantes que afectan en el desarrollo pleno de las personas: autonomía, respeto, confianza, tiempo, libertad de elección,…

Influencia que ejercen los cuentos, juguetes, series infantiles en la construcción de las niñas y los niños. ¿Existen otras posibilidades?

Influencia de los medios de comunicación a través de la publicidad, películas…. ¿cómo se puede contrarrestar?

¿Cómo nos afecta la idea de amor romántico que se trata en los medios y cómo nos afecta en la construcción de nuestra imagen de pareja?

Introducción a la comunicación no violenta y formas pacíficas de resolución de conflictos.

Importancia de ofrecer modelos reales igualitarios de referencia para las niñas y los niños.

Cómo preparar el ambiente y las dinámicas para ofrecer modelos reales de referencia.

Construcción de nuestro “yo”.

El cambio empieza en nosotras. ¿Cómo construir redes entre mujeres?

Bases pedagógicas relevantes que afectan en el desarrollo pleno de las personas: autonomía, respeto, confianza, tiempo, libertad de elección,…

Influencia que ejercen los cuentos, juguetes, series infantiles en la construcción de las niñas y los niños. ¿Existen otras posibilidades?

Influencia de los medios de comunicación a través de la publicidad, películas…. ¿cómo se puede contrarrestar?

¿Cómo nos afecta la idea de amor romántico que se trata en los medios y cómo nos afecta en la construcción de nuestra imagen de pareja?

Introducción a la comunicación no violenta y formas pacíficas de resolución de conflictos.

Importancia de ofrecer modelos reales igualitarios de referencia para las niñas y los niños.

Cómo preparar el ambiente y las dinámicas para ofrecer modelos reales de referencia.

DIRIGIDO A


Familias, asociaciones, colegios y toda persona con inquietud en el tema.

 

Para poder garantizar el mayor número de asistentes, sería interesante poder contar con un servicio de acompañamiento para las niñas y niños.

 

Las sesiones pueden desarrollarse perfectamente con un mínimo de 6-8 personas y un máximo de 20-25. Por debajo del mínimo no se considera que pueda ser muy eficaz. Por encima del máximo establecido resulta poco práctico y sería recomendable crear un segundo grupo.

DIRIGIDO A


Familias, asociaciones, colegios y toda persona con inquietud en el tema.

 

Para poder garantizar el mayor número de asistentes, sería interesante poder contar con un servicio de acompañamiento para las niñas y niños.

 

Las sesiones pueden desarrollarse perfectamente con un mínimo de 6-8 personas y un máximo de 20-25. Por debajo del mínimo no se considera que pueda ser muy eficaz. Por encima del máximo establecido resulta poco práctico y sería recomendable crear un segundo grupo.